Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Más allá de las varitas mágicas y los dragones

Antes de sumergirnos en este relato, te invito a cerrar los ojos y a buscar en tu mente ese rincón en donde habita el niño que solía soñar durante horas con ir a la luna, con ser veterinario, con pintar flores, con ser un mago de pociones fantásticas, un jinete de dragón, un domador de criaturas míticas o una estrella de rock de tour por el mundo.  

¿Lo encontraste?, ¿recordaste la forma en la que tu corazón latía más fuerte que la razón?, ¿escuchaste de nuevo esa voz que te caracterizaba?, ¿percibiste los olores que te inspiraban?, ¿notaste la forma en la que un pequeño rincón podía convertirse en un universo de posibilidades? 

Recordar esas pequeñas cosas que te hacían sentir que podías conquistar el mundo galopando sobre un caballo de madera le recuerdan a tu cerebro que estás vivo y tienes una historia que contarle al mundo. Cuando te permites  volver al origen de todo aquello que te hace ser quien eres, eres capaz de convertirte en un escritor, un poeta o un compositor. 

Cuando piensas en la primera vez que te enfrentaste a la idea de un lápiz y una hoja blanca de papel como catalizadores de cuentos, empiezas a comprender que la batalla contra ese gigante que te llenaba de miedo y el sillón, cuyos dientes afilados de madera astillada te devoraban las ganas de fluir en las palabras, no eran más que la necesidad de darle una voz al corazón nublado por las expectativas del mundo. Pero lo cierto es que nadie te enseña que las historias legendarias no nacen de lo que los demás esperan de ti, en realidad son ese manojo de metáforas, de onomatopeyas y de relatos que representan la voz de tu vida. 

 

No hay formas absolutas de ser un escritor, porque no somos una legión de humanos homogéneos, porque no todos amamos la luna, ni esperamos con ansias el sol para recargarnos, ni tampoco encontramos la magia en la Alegría de Querer, o entendemos las convicciones en la lucha del Ejército de un Hombre Solo. Lo cierto es que escribir no depende de nada más que del legado que queremos dejar a las futuras generaciones que habiten el planeta. 

Las historias tienen mil formas de ser contadas

La historia que contó Antoine de Saint en un papel amarillo con dibujos sencillos y desiguales sobre el gobernante de un mundo pequeñito, cuyo mayor tesoro se ocultaba en una cápsula de cristal, se convirtió en el símbolo de la filosofía de la libertad de ser adultos a nuestro modo, de soñar cuando nos place, de ver sombreros en bóas cuyo festín fue un elefante, de temerle a las corrientes de aire o de pensar en la posibilidad de calentar el desayuno sobre dos volcanes en actividad. 

En good;) vibramos con la magia de contar diferente esas historias legendarias, porque creemos en que es posible darle la vuelta a la situación y apostarle a nuestro talento, por eso reinventamos las historias como adultos y las vivimos como niños. 

Disfruta la experiencia del video 360°

 

Te recomiendo ver el siguiente video desde el celular y en una silla giratoria.

 

Libros recomendados para abordar la realidad desde una perspectiva diferente

Una postulación poética capaz de enfrentar las miserias de la rutina y del sentido común.

La historia de un maestro tierno, original, recursivo y extraño que marcó la vida de sus alumnos.

Coloca el amor en su lugar de origen; en el corazón de los niños, al lado de los balones de fútbol, las lecciones de historia y los barquitos de papel.

Una edición con un profundo significado, pues se desarrolla en el marco del proceso constituyente orientado a la transformación social y política de la sociedad ecuatoriana.

Diferentes aproximaciones para reflexionar sobre los cambios sociales y culturales que impactan la vida de las personas desde una perspectiva artística.

Las chivas, son como seres de otro tiempo. De pellejo vistoso y diseño alucinante. Bellas, recias e impetuosas. Pero de otro tiempo. Pertenecen a ese tiempo que transcurre sin afanes en las trochas y pueblos de Colombia. 

Opio en las nubes es una obra de gran intensidad y un ritomo exorbitante. El humo, la música, la noche, las calles, crean un ambiente propicio para perderse en la lectura. 

La crónica de los Buendía, que acumula una gran cantidad de episodios fantásticos, divertidos y violentos, y la de Macondo, desde su fundación hasta su fin, representan el ciclo completo de una cultura y un mundo.

El Ejército de un Hombre Solo cuenta la polifacética, y a ratos tragicómica, historia del Capitán Birobidjan, un judío ruso que emigró poco antes de la revolución de octubre. 

Majo Orange - good ;)

Artículo escrito por: Majo Pineda, comunicadora social de profesión y creativa de corazón. Simpatiza con las buenas causas, las buenas personas y las buenas conversaciones. En good;) es la encargada de pulir las alas de nuestras ideas para volar más alto; su especialidad, el marketing digital y las osadías de la comunicación para el cambio social.