Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Cómo construir una marca fuerte y que genere recordación?

Esta es una de las preguntas que muchos emprendedores hoy se hacen durante el proceso de creación, estructuración, planeación y desarrollo de su nueva marca. 

Todos inician de formas diferentes, unos parten de la necesidad en un target previamente identificado, después crean el producto/servicio y allí es cuando surge la necesidad del desarrollo de la marca. Otros, inician identificando la necesidad y entendiendo cuál es el producto/servicio que no se ha creado, perfilan su target y allí es cuando aparece la pregunta de cómo deben empezar a construir su nueva marca.

Esta interrogante, sin duda, también se la hacen muchos mercadólogos, comunicadores, publicistas y estrategas que trabajan todos los días en el mundo de las marcas compitiendo en diversos medios por darse a conocer de una forma creativa. 

Para iniciar es importante tener en cuenta que una marca es mucho más que un nombre, y un sistema gráfico, una marca es un conjunto de atributos que además de presencia gráfica, crea recordación, reputación y prominencia, debe ser capaz de proyectar  una personalidad, debe caracterizarse por tener una voz propia y un propósito que la identifique, la mueva y la diferencie.

Este conjunto de atributos de marca deben ser estudiados cuidadosamente a partir de la percepción del cliente, la situación del mercado, el análisis de los  competidores y del entorno en el que se mueve,  ya que finalmente son estos los que juegan a favor de la marca frente a su competencia, Más allá de tener diferencias racionales y tangibles en cuanto al desempeño del producto o servicio de marca, muchos expertos afirman que es más importante apostarle a las diferencias simbólicas, emocionales e intangibles relacionadas con lo que la marca representa, allí está la clave de la recordación y la construcción de una marca fuerte.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que el desarrollo de branding hace parte del proceso de creación de marca, es la base creativa y debe ser robusto conceptual y racionalmente para que permanezca en el tiempo y permita que la marca sea competitiva en el entorno y genere recordación. 

Ahora bien, para empezar el proceso de definir la estrategia de branding corporativo para un emprendimiento o empresa ya creada es importante tener en cuenta algunos aspectos:

Extraer ideas y conceptos principales del sector de la marca en creación para tener claridad del contexto y definir más acertadamente un plan de acción.

Responder desde la estrategia del desarrollo de la marca al modelo de negocio y a la estrategia de entrega de valor del departamento de marketing. Es decir, se debe entender cuál es el punto de partida del modelo de negocio, identificar cuál va a ser la competencia distintiva de la marca, su mercado, su buyer persona, su posición en la cadena de valor y su estrategia para ofrecer valor superior.

Evaluar quiénes son los competidores de la marca, lo que puede afectar el posicionamiento de la misma.

Establecer una visión de marca clave (‘Brand Vision’) que la caracterice y la defina siempre. Así como un origen, objetivo y valores, dónde nace, qué quiere transmitir y a dónde quiere llegar.

Investigar el mercado para identificar qué necesidades puntuales debe cubrir la marca desde el punto de vista del target definiendo puntualmente quién es el buyer persona, el cual va a ser determinante para las tácticas que se desarrollarán en torno al posicionamiento.

Construir una marca corporativa en la que se destaque el beneficio simbólico e intangible. Para los consumidores es mucho más significativo el valor agregado intangible: las experiencias, la confiabilidad, la facilidad en el proceso, la credibilidad, la reputación, etc. Por eso se recomienda trabajar en estas características distintivas.

Y una de las más importantes: no confundir la estrategia de comunicación corporativa con la estrategia de marca, además, administrar de  manera cuidadosa la relación entre ambos para evitar conflictos futuros. El enfoque de la estrategia de marca debe basarse en eso, en su estrategia y en el significado que se le da al cliente, lo que le va a importar. En el caso de la estrategia de comunicación lo que debe primar es la imagen de la marca, de qué forma se van a comunicar esas estrategias y cómo esto va a contribuir con el posicionamiento.

Con todos estos puntos en el panorama, crear el plan estratégico de branding es mucho más sencillo y efectivo. Las agencias y firmas de comunicación o creativas especializadas en el tema, que han tenido casos de éxito con creación y renovación de marca, tienen el conocimiento y la capacidad de crear una estrategia que marque la diferencia. Lo más importante para iniciar es que tenga definido cuál va a ser ese valor diferencial que lo va a caracterizar como marca.

Les compartimos unos últimos datos a tener en cuenta en este proceso:

+Su público objetivo debe ser enamorado todos los días.

+Valerse de herramientas como el storytelling es poderoso para adentrarse en la mente de su consumidor.

+Invertir en posicionamiento digital es el must have para el reconocimiento de marca hoy.

+Su página web y sus redes sociales son su portafolio más poderoso

Aspaen es un caso de éxito de nuestra firma creativa, aquí puede ampliar la información y conocer de cerca lo que hacemos en Good.

Laura

Artículo escrito por: Laura CorreaComunicadora Social y Periodista, adicta a la escritura creativa y a no dejar pasar un día sin aprender algo nuevo. Apasionada por el fútbol, por las causas sociales y por la lucha a favor de la equidad. En Good cumple el rol de comunicadora, escribe desde el corazón cada copy conectando lo que el cliente quiere transmitir con los objetivos estratégicos, esto lo logra gracias a su habilidad de establecer rápidamente buenas relaciones sociales con quienes trabaja. Una auténtica cronista de ideas.