Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Storytelling, el arte de contar historias que inspiran

Las historias hacen parte de nuestra vida, son una parte intrínseca de lo que somos, están ahí  cuando hablamos con un amigo, cuando vemos una película o serie, cuando leemos un libro, e incluso cuando jugamos un videojuego.

Sin embargo, también somos contadores de historias y esa es la magia que define la esencia de lo que somos.

Imagina cómo era la comunicación en la antigüedad, cómo era el intercambio de palabras. En ese entonces, ¿las personas contaban historias? Claro que sí. 

El humano es un ser social por naturaleza y la comunicación es la base de las relaciones humanas. Es por esto, que a lo largo de los años han existido contadores de historias como artistas rupestres, juglares, escritores, cineastas, artistas, cantantes e incluso influencers.

El storytelling no es una tendencia del siglo, pero sí debemos admitir que los cambios constantes a los que se ha sometido el mundo, han llevado a su  evolución en los últimos años y la tecnología ha jugado un papel fundamental. Ahora, las organizaciones le apuestan a este método como una estrategia para conectar con la audiencia y generar cercanía. 

Debido a ello, es usual encontrar el storytelling en el ecosistema organizacional. Por ejemplo, en diseños, relatos escritos, piezas audiovisuales, redes sociales, plataformas digitales, presentaciones, conferencias,  entre otros.

Construir un mundo que deje huella

Cuando hablamos de contar historias, el objetivo es conectar con las personas para que experimenten diversas sensaciones y emociones. La idea es llevarlos a un nuevo mundo o entorno en donde se sientan identificados con alguna historia, situación o personaje.

En el caso de las organizaciones, ya no se trata de mostrar un producto o un servicio, de dejar de lado a los consumidores y empleados, de pensar solo en la organización o en las ventas. Ahora, la prioridad son los consumidores, empleados, stakeholders, entre otros; por ello, las empresas intentan entender a las personas, lo que piensan y las sensaciones que experimentan. 

Las empresas pasaron de mostrar solo un producto a contar una historia inspiradora e inolvidable para que las personas identifiquen la marca. Ya no solo se venden productos, también se venden historias que  motivan e inspiran. 

En Good, creemos en la creatividad como motor para construir historias que hagan vibrar el mundo. 

¿Cómo contar historias que conecten?

No hay una fórmula exacta para contar historias porque cada organización tiene diferentes visiones, objetivos y audiencias y cada persona piensa diferente. 

Aquí te damos algunos consejos que puedes tener en cuenta para la creación de tu storytelling:

Piensa en los elementos: Para construir una buena historia, es fundamental que respondamos las siguientes preguntas: 

 

Es esencial identificar quién va a ser el receptor de nuestra historia para establecer un lenguaje y formato. También es fundamental conocer qué problemas y expectativas tiene, qué le gusta, qué no le gusta, etc.

Al crear la historia, un punto clave es generar una enseñanza o apelar a las emociones. El mensaje es la idea que queremos que la persona recuerde de la historia.

En esta pregunta, se debe resolver qué se quiere conseguir en la historia, ¿más visibilidad?, ¿mayor engagement?, ¿impulsar la marca?, ¿incrementar ventas?, etc. De esta forma, la organización podrá plasmar objetivos para medir esta estrategia.

Luego de tener los elementos identificados, se analiza cuál es el mejor formato para mostrar esa historia.

Adicional a esto, pueden surgir otras preguntas como ¿quién va a ser el personaje principal? o ¿en qué época se va a centrar la historia?

Piensa en las emociones: Para crear una historia atractiva, no podemos dejar de lado el ámbito emocional. Por ello, para enganchar a los consumidores, es importante que una historia posea elementos de sorpresa, sea real para los espectadores para que se sientan identificados, emocione al público y sea una historia diferente. 

La idea ya no es solo mostrar datos, lanzar cifras y números, sino que también las organizaciones deben compartir experiencias y vivencias porque así generar recuerdos en las personas y fortalecer su confianza y compromiso por la marca.

Busca referentes: No siempre saldrán historias totalmente originales; sin embargo, eso no es un inconveniente en el storytelling ya que muchas organizaciones utilizan cuentos y películas clásicas para sus estrategias. Así que, una persona u empresa puede utilizar historias o personajes existentes como guía.

guiño good ;)

Artículo escrito por: Laura Gómez, Comunicadora Social y Periodista, amante de las buenas historias y de la comunicación digital. Sensible a la igualdad de oportunidades y al bienestar social. Su misión en Good es cumplir el rol de periodista con enfoque en sostenibilidad y responsabilidad social.